lunes, 13 de junio de 2011

Un escáner cerebral muestra que...


Isabel Molina
Cuando escuchamos o leemos esta frase automáticamente tendemos a darle validez científica y pensamos que algo grande viene detrás. Porque si lo dice un escáner no puede ser mentira. Pero en muchos casos detrás de estas palabras sigue una información parcial o sin demasiado interés científico.

Desde su desarrollo en los años 90, la resonancia magnética funcional (fMRI) se ha convertido en una de las técnicas más usadas por los neurocientíficos de todo el mundo.  La razón: es una técnica no invasiva que, mediante cambios en el flujo sanguíneo del cerebro, permite ver qué partes del mismo se activan en respuesta a todo tipo de situaciones, patológicas o no.

Gracias a la fMRI (frecuentemente llamada ‘escáner cerebral’) hemos podido conocer áreas concretas del cerebro que están relacionadas con actividades específicas como el lenguaje, lo que ha supuesto un enorme avance científico y lo que actualmente resulta de gran utilidad en el estudio de muchas patologías relacionadas con determinadas zonas del cerebro. 

'Jumping brain'. Foto: Emilio García
 
Pero su uso masivo también ha dado lugar a toda una serie de publicaciones que no siempre son de gran interés científico y que además sirven de excusa a muchos medios de comunicación para publicar cientos de noticias que encuentran un hueco por el simple hecho de introducir el término ‘escáner cerebral’. Incluso pueden encontrarse muchas investigaciones en las cuáles la metodología más adecuada no debería pasar por realizar esa prueba.

Un ejemplo claro que describe esta situación lo encuentro en el blog de la neurocientífica Dorothy Bishop, de la Universidad de Oxford.

‘Un escáner cerebral muestra que escuchar música es emocionalmente más estimulante si se hace con los ojos cerrados’.  Muchos pensarán que bueno, no es la noticia científica del año pero nos da cierta información.

Pero como reflexiona Bishop, ¿no sería más interesante hacer un estudio en el que se pregunte a la gente por sus sensaciones?. Porque el escáner sólo muestra los cambios de flujo sanguíneo que sufre una persona al experimentar un estado mental específico, pero en ningún caso mide el grado de estimulación emocional. Existe según Bishop, una “creencia extendida según la cual la actividad de un escáner cerebral proporciona una medida directa de determinados estados mentales. Y aunque para algunos se conoce ya lo suficiente para poder decir que cuando se realiza determinada operación cognitiva se activa cierta parte del cerebro, esto no significa que la estimulación de esa parte del cerebro sea equivalente a que se está realizando esa actividad cognitiva”. Ni que sea extensible a cualquier cerebro humano. Dependerá de muchos factores, como la estructura y función de cada uno de ellos.

Tratar de sugerir que el cerebro está totalmente compartimentalizado e intentar asignar zonas de activación a toda acción humana, es equivocado. Normalmente existe toda una red de regiones cerebrales que actúan de forma coordinada. Es más, es obvio que ante cualquier hecho que realicemos observaremos ‘actividad cerebral’.

Y como afirma un neuroescéptico con humor: ‘un escáner cerebral muestra que..…el cerebro hace cosas’.


*Precisamente hoy y vía twitter me llega el último estudio de este tipo: ‘Un escáner cerebral predice el éxito comercial que tendrá una canción’. Lo dicho.